Colocación de pilotes, cimientos y estabilización del suelo



Colocación de pilotes
Los pilotes de hormigón son elementos básicos que se extienden por debajo de la tierra. Se utilizan conjuntamente con el acero para proporcionar equilibrio al suelo. Una vez asentado el suelo, se erigen los pilotes y se introducen bajo la tierra en la obra mediante tareas de excavación y perforación. Más tarde se vierte a su alrededor una mezcla de hormigón para reforzar la estructura completa.

Cimientos
El tipo exacto de cimiento que se vaya a elegir dependerá del tamaño de la casa así como de la naturaleza de la construcción. Los cimientos de hormigón se refuerzan normalmente con barras de acero para prevenir su deterioro debido a la humedad. Un cimiento de hormigón sólido es menos poroso e impermeable al agua; además, tiene el doble de resistencia al fuego que los bloques pesados habituales.

Estabilización de Suelos
La estabilización de suelos es la aplicación de un tratamiento químico o mecánico a una masa de suelo para aumentar o mantener su estabilidad o mejorar las propiedades de su diseño desde el punto de vista técnico. De hecho, la solidificación del suelo con hormigón aumenta la resistencia a la compresión, disminuye la permeabilidad y encapsula los elementos tóxicos. Este tratamiento tiene la ventaja adicional de que garantiza una adecuada estabilidad estructural, especialmente para los suelos más débiles o más húmedos. Podemos comprobar esta técnica en muchas aplicaciones: desde viviendas y edificios industriales hasta puertos, hospitales, escuelas y vías férreas.